Comprender la Importancia del Agua en el Organismo animal
V&S > Blog > Comprender la Importancia del Agua en el Organismo animal

Traducción autorizada del Artículo publicado por nuestra representada brasileña Kobra® en su Blog «Melhore sua Agua» el 11 de agosto de 2020.

Constituyendo hasta el 85% de la composición corporal de pollitos y lechones, el agua es un nutriente esencial.

El agua está presente en nuestro cuerpo en diferentes cantidades según nuestra edad. En los animales también es así, en el caso de los pollitos y lechones recién nacidos alcanza una proporción del 85% en la constitución corporal. En animales adultos, esta cantidad puede llegar hasta el 75%.

Otro factor importante a destacar es que la pérdida del 10% de agua en relación al peso corporal lleva al pollito a la pérdida de peso e induce a la deshidratación. Además, la pérdida del 20% de las reservas de agua del cuerpo puede provocar la muerte.

La reposición del agua corporal y la calidad de esta agua ingerida es fundamental para un correcto consumo, evitando la deshidratación y reduciendo el consumo de alimento y manteniendo un buen rendimiento.

Agua en el cuerpo

Cuando hablamos de agua solemos pensar en la disponibilidad, pero si pensamos que el agua es un nutriente esencial y solo la deficiencia de oxígeno es más crítica que la falta de ella, reflejamos el tamaño de la importancia del agua como nutriente.

También es importante conocer sus propiedades físicas y químicas, principalmente para el consumo de aves y cerdos. Thulin y Brumm (1991) llamaron al agua un nutriente olvidado, lo que demuestra claramente la falta de atención de todos a su importancia. La falta o los cambios en su composición tienen impactos muy significativos en el rendimiento animal.

Su consumo puede llegar a más del doble de la ración de alimento. Como el agua es la mayor parte de la composición corporal, se convierte en responsable de muchas de las reacciones metabólicas del cuerpo, como:

  • Digestión de alimentos y absorción de nutrientes en el tracto digestivo;
  • Translocación de compuestos químicos en el cuerpo;
  • En el transporte de sustancias;
  • Las reacciones del metabolismo, la comida y los gases respiratorios solo pueden reaccionar en un medio acuoso;
  • Excreción de residuos del metabolismo;
  • Secreción de hormonas, enzimas y otras sustancias bioquímicas;
  • Termorregulación corporal y equilibrio térmico;
  • Mantenimiento de la presión osmótica dentro y fuera de la célula;
  • Actúa como lubricante con líquido espinal, sinovial, auricular, intraocular y amniótico.

Todo esto lo convierte en un nutriente esencial desde la nutrición hasta la evaluación final del desempeño.

Factores que influyen en el consumo de agua en pollos de engorde y ponedoras

En la calidad del agua, consideramos la dureza, el nivel de nitrato, el total de sólidos disueltos, la contaminación bacteriana, la alcalinidad y el pH. Cuando hablamos de calidad alimentaria podemos mencionar el nivel de proteínas y minerales, ya sea granulado o salvado, consumo de alimentos y contaminación.

En las instalaciones, debemos evaluar qué interfiere con el consumo de agua, como la temperatura, la presión del agua, la instalación inadecuada de las líneas de distribución y el mal dimensionamiento del volumen de agua. Además de la altura de bebederos, goteras y temperatura ambiente.

El alimento a ingerir necesita que el consumo de agua sea el correcto, si no tenemos un consumo de agua adecuado no tendremos un consumo de alimento satisfactorio y con ello tendremos una caída en la producción. (Adaptado de Manning et al., 2007)

Por qué realizar un seguimiento del consumo de agua

El consumo de agua es un gran indicador del bienestar y la salud de las aves y los cerdos. Por tanto, es de suma importancia que se defina el consumo esperado en las granjas y que este parámetro sea monitoreado.

Según las observaciones de los productores, cuando hay una reducción en el consumo de agua durante tres días consecutivos o una reducción de más del 30% en un solo día, esto puede ser una indicación de que existe un problema potencial con la salud animal (Brum , 2010).

Finalmente, una caída brusca del consumo puede suponer la aparición de enfermedades o un aumento brusco puede suponer problemas en la red hidráulica. Por lo tanto, evaluar con frecuencia el consumo de agua de las aves es un paso fundamental para asegurar que el animal ingiera agua de calidad y en la cantidad adecuada para dar buenos resultados.